HIMYM: el final no me importaba…

En una exitosa serie de nueve temporadas, la quinta ya empezó a mostrar signos de desgaste. La sexta fue aburrida y repetitiva, la séptima empezó algo mejor y acabó descarrilando, la octava fue malísima y la novena, un desperdicio, una frustración inmensa al ver que ni teniendo la línea de meta delante eran capaces de hacer algo digno.

Con todo eso, nos seguimos tragando la serie estos años, agarrándonos a los cada vez más escasos momentos de brillantez entre incesantes giros de culebrón y diálogos cada vez más sosos. Llegué al último capítulo curado de espanto y sin ninguna expectativa, pero sin duda los guionistas de How I Met Your Mother se han superado: han conseguido cagarla más de lo humanamente imaginable.

Crear un final que anula el espíritu de la serie desde el primer capítulo al penúltimo, que parece incluso una autoparodia. Aunque siempre he sido de los de disfrutar el viaje sin pensar mucho en el destino, aquí resultó que tras mil absurdos, bostezos y momentos frustrantes, el peor de todos lo guardaban para la última escena.

Desde luego Carter Bays y Craig Thomas tienen los huevos cuadrados para hacer este final, porque es la muestra más clara de sus carencias, de su incapacidad para dar a su propia historia un final decente. La muestra de su falta de tacto y de una inconsciencia antológica, astronómica, al cargarse sin miramientos a ese personaje sorprendentemente logrado y que había sido el único elemento que redimía un poco a la serie… para terminar llevando a sus últimas consecuencias justamente la peor parte de esta historia, aquella que nos había hecho darnos cabezazos contra la pared una y otra vez.

Grabaron una escena secreta hace ocho años y se creyeron tan listos que por lo visto ni se les pasó por la cabeza que se habían inhabilitado para usarla. Viéndolo de otra manera, planearon un final estúpido y se han dedicado a hacer la serie cada vez más estúpida para con él en vista, y ni siquiera así tiene sentido. Sería todo un simple ridículo si no fuera por el hecho de que, para bien o para mal, estos personajes merecían la pena. HIMYM tuvo una época magnífica, memorable; en ella cimentó toda una mitología (personajes, historias, bromas recurrentes) que de alguna forma ha seguido brillando pese a estar sepultada bajo toneladas de capítulos sin chispa e incontables “I love you Robin”. Y el cariño que se habían ganado de nosotros fue lo que pese a todo nos mantuvo asidos a ella, más que el misterio del título o ver cómo acabaría ninguna trama.

Aunque ya contáramos con ignorar de aquí al futuro la mitad de la serie, esta conclusión es un borrón demasiado grande y con demasiadas consecuencias retroactivas, tanto en el universo de la serie como en nuestra propia visión de ella. La resolución nunca me importó hasta que decidieron que fuera horrible.

Anuncios

4 pensamientos en “HIMYM: el final no me importaba…”

  1. Odio decir que estoy de acuerdo… Sigo pocas series y esta era la que más ilusión me hacía. Me apetecía ver un final bonito y ya está, tampoco le pidas más a una serie hecha coin azucar. Está claro que grabaron un final que antes hubiera funcionado, pero joder, no costaba nada cambiarlo.

    En fin.. Me quedo con que el final de la serie es la conversación que tienen Ted y la madre en la estación, al menos esto les quedó bonito.

    Un saludo crack

    1. Sin duda, todo lo relativo a la madre fue para mí lo único que moló de la serie en los últimos tiempos, y por eso me jode más que se la cargaran como si nada.

      Gracias por comentar! 🙂

  2. ¡Hola, Hugo! Los finales de las series a las que les coges cariño suelen defraudar a la mayoría, por eso te animo a ver The Wire y a ver qué te parece. ¿Los Soprano la has visto? Por cierto, sigo pensando en la probabilidad de que alguien que lea un artículo de otra persona en Internet la conozca por casualidad y creo que es más fácil que te toque la lotería o te caiga un rayo encima. Que cosas 😀

    1. Lo de Los Soprano es el caso más célebre de final polémico, y yo soy de los que creen que un final así tiene mucho más de cobarde y facilón que de audaz. Ahora, visto lo visto, desde luego vale más una cobardía a tiempo como aquella antes que un atrevimiento desastroso como el de HIMYM, aunque no sean series comparables.

      Habrá que empezar a echar la Primitiva entonces 🙂 ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s