Dixebra, al altor de les circunstancies con ‘Tiempos modernos’

(También en castellano)

Dixebra lleven unos años envueltos nuna voráxine d’aniversarios, homenaxes y reconocimientos que, de dalguna manera, vienen restándo-y repercusión al so material nuevu. Y ye una pena, porque si hai daqué inusual y cellebrable nos 27 años de carrera de la banda ye que nunca baxaron el llistón. ‘Tiempos modernos’, el so novenu discu d’estudiu, caltién la diversidá y la fusión cómoda de ‘Amor incendiariu’ y combina bonos cantares n’estilos familiares con otros más novedosos, de resultáu variante. Presenta quiciabes menos puntos cimeros que’l so predecesor, pero tamién un conxuntu más homoxéneu y un enfoque más centráu, con matices nuevos y con coses que cuntar.

Nos tiempos que vivimos, yá facía falta sentir lo que tenía que dicir una formación persistente y certera como poques na crítica social y política, con canciones que mesmamente ganaron pesu col pasu los años. ‘Tiempos modernos’ espeya a lo llargo de les sos quince canciones la indignación, l’apodrecimientu y el desengañu que s’alienden n’Asturies y nel mundu, con acertaes declaraciones sobre asuntos concretos y al empar, cómo non, más d’una conxura p’axuntar fuercies y esperances pa siguir na grieska.

Ye bultable nesti novenu discu el xiru que da Dixebra no que cinca a les lletres: hasta agora, siempre dependieren en gran midida de la collaboración d’escritores reconocíos asturianos. En ‘Tiempos modernos’ da un pasu al frente Primi Abella, guitarrista y alma creativa del grupu, que firma hasta trece de los quince testos (los otros dos son de Pablo Texón y Quique Faes). El resultáu ye perbonu: les lletres son variaes y enllenes de matices, y nun esmerecen al llau de les de trabayos anteriores. En ciertu mou, esto afita la credibilidá de la banda.

Nel aspectu sonoru, nótase’l toque nuevu qu’aporta nes guitarres la incorporación cabera, Rubén Álvarez, miembru tamién de Crudo, qu’equí amás exerce de productor xunto a Tana Díaz. El soníu ye contundente y llimpiu; pa un profanu, ta al altor de los discos con Kaki Arkarazo o Sergio Rodríguez al mandu. Tamién hai una diversidá instrumental mayor: acordión y violín, nes manes de los convidaos Javi Tejedor y Lisardo Prieto, pasen a tener casi tantu pesu como la gaita.

Pero vamos falar yá de cantares, que ye lo más importante: equí hai dellos de los meyores que tenga compuesto’l grupu. Sobremanera al entamu, y ye que’l casi inevitable efectu frontloading (cuando l’álbum queda descompensáu por tar toles meyores canciones al principiu) faise patente nun discu tan llargu. ‘Nueva economía’ ye una bona apertura porque, amás de contener na so lletra el títulu’l discu, encarna la razón de ser del mesmu. Trátase d’un rap metal na mesma onda que munchos otros cantares de Dixebra, la so plantía más recurrente, pero atopa una rabia y un vigor anovaos n’escupiendo tolos cuentos chinos y les realidaes de les polítiques de los gobiernos asturianos del PSOE, esa xestión económica nefasta qu’acabó d’arreventar cola crisis mundial. Y asina, conviértese n’imprescindible. El cantar ye tan bonu qu’igual nin te decataríes de que namás hai baxu, guitarra y batería, toa una rareza pa Dixebra. Y de regalu, un sample míticu de Chaplin.

Una sorprendente y fermosa trompeta solista abre ‘Caballu al verde’. Tou un himnu pa los conciertos, una pieza cargada d’emotividá punki con guitarres dinámiques que ruxen y un estribillu pegadizu. Fai xusticia a la hestoria real d’un mineru que s’arrancó a cantar la tonada del mesmu títulu énte’l pelotón que lu diba fusilar na Guerra Civil. La pega ye un interludiu de gaita que, con baxada d’intensidá y una melodía gayolera, nun empastia bien col cantar.

Sicasí, ‘Banqueru’ ye una d’eses a les que diba ser imposible cambia-yos nin una nota. Hai una melodía xenial de gaita y acordión, siguida d’otra de vientos, y depués dambes xúnense, mientres al fondu una guitarra acústica da un toque especial. Xune canta una de les sos melodíes más imprevisibles y entreteníes. De dalguna manera, sobre un ritmu xamaicanu, el cantar suena al empar a folk, a ska y hasta a cumbia, hasta españar nun estribillu d’esos de dar brincos, tan cenciellu como intensu y con un usu intelixente de los coros femeninos. Por si fuera poco, la lletra consigue superar l’odiu a los desalmaos peces gordos financieros y ponelos nun sitiu ente lo escarriao y lo patético, una perspectiva orixinal.

‘Antístasi’ ye otru rap guitarreru, pero con una intensidá inusitada, pintando acertadamente’l paisaxe de confusión y desesperación de les revueltes n’Atenes d’un pueblu griegu sometíu. Por temática y soníu -y por desgracia, polos sucesos de los que falamos- recuerda a la xenial ‘Ezeiza’, dedicada al corralito arxentín. Collabora’l raperu Shalom y la pieza ciérrase con un estractu d’un cantar (‘Roumi, Tequila’) de Killah P, otru raperu que foi asesináu por miembros del partíu fascista Alborecer Doráu. Amás de sirvi-y d’homenaxe, el sample en sí ye una gozada y resulta exercer de ponte perfecta enantes d’otru cantar cargáu de potencia.

‘A golpe de tacón’ podría definise quiciabes como ‘hardcore-folk’. Ye frenética y mordiente y cunta con un instrumentu principal insospecháu: ¿quién sabía qu’un acordión podía sonar tan cañeru? Al traviés d’un homenaxe a les muyeres de la ‘fuelgona’ del 62, el tema aprovecha pa criticar a los sindicatos mayoritarios d’anguaño. Tien la llocura pa triunfar nos pogos y la riqueza sónica pa disfrutala en casa, y pieslla un primer terciu d’álbum portentosu y a un nivel espectacular.

El viaxe entra nuna fase más reposada y innovadora a partir de ‘¿Qué más falta?’, una composición del baxista Javi Rodríguez. Base de puru funk, arranques guitarreros y una estructura inusual, con dos pontes diferentes a cargu de la estaya de vientos. Xune ‘márcase’ unos fraseos con un flow más relaxáu y vacilón de lo habitual cantando, de manera un poco críptica, a aquellos que siguen ensin espabilar cuando nos mexen p’enriba y yá nun nos dicen que llueve sinón que nos jodamos. El cantar suena armoniosu, frescu, y gana coles escuches.

‘Don Vito’ ye rir por nun llorar, una mofa merecida del pufista Vitorino Alonso que vertebra a ritmu de ska sele una melodía infantil, con arreglos curiosos y una interpretación vocal xuguetona. Ye simpática y graciosa, si bien dalgo repetitiva, polo que-y sobra duración. Al final, los vientos y la percusión pónense a tocar un minutu de dalgo asina como música de banda.

Y si ‘¿Qué más falta?’ yera lo más funky que tenga fecho Dixebra, ‘Motivos pa regresar’ ye de xuru lo más ‘folki’. El violín de Lisardo toma garra’l protagonismu xunto al banjo de Ángel Ruiz, otru convidáu, y la guitarra queda nun segundu planu nesta composición preciosista, inspiradora, que da vida a una lletra de Quique Faes a base de metáfores rellacionando la señardá de los asturianos emigraos cola naturaleza incomparable de la so tierra. Retoma un poco, con ingredientes distintos, la atmósfera de grandes cantares como ‘Vientu na cara’ o ‘Cantar de la redención’, anque igual queda un peldañu perbaxo d’ellos.

La distorsión vuelve a escena en ‘Cinco cifres’, un tema punk pero nun plan más machacón; entreteníu, pero poco esencial. Lo meyor, ensin dulda, ye l’interludiu prolongáu nel que s’entrecrucien gaita y vientos, con tonos ente lo amenazante y lo épico, al meyor estilu ‘dixebriegu’. Ún de los grandes momentos instrumentales del discu.

‘El monu con suerte’ será probablemente la composición más divisiva. Presenta un ritmu un poco circense, complementáu col protagonismu d’acordeón y vientos, y una interpretación muy contenida. Nun ye namás otru de los temes inusuales pal grupu, ye’l que menos suena a Dixebra, y el que peor resiste el pasu de les escuches. La lletra ye una auténtica ida de olla, un aparente ataque personal pasivu-agresivu que, la verdá, tien coña polo concreto y aleatorio del so oxetivu.

Aínda queda un tercer tema rap metal, y la so lletra compite por ser la más inspirada. ‘Química inorgánica’ ye otra canción descriptiva que nos tresporta a l’Avilés de Ensidesa. Musicalmente, tien un soníu pesáu y un riff y estribillu increíblemente hipnóticos. Nun se convertirá nun clásicú, pero ye una album track sólida y con razón de ser (y con un impagable sample del NODO). ‘A punta de pistola’ ye un poco’l casu contrariu: llixera, con dalgún toque rumberu y la voz de Vito Álvarez, nun paez a nengún cantar de Dixebra y sicasí nun tien nada que la faiga memorable en sigo mesma. La lletra, que xuega a facenos creer que fala de un suicidiu cuando en realidá ye un atracu, ta bien la primer vez que la sientes. Les intenciones son bones, pero ye un esperimentu fallíu.

Na so recta final, el discu recupera el soníu rock-folk contundente característicu de ‘Amor incendiariu’. ‘Plastilina’ pue convertise en canción de cultu. Trátase d’una hestoria pequeña y desgarradora d’otres tierres qu’invita a la reflexón como facía, por exemplu, ‘Nenos de la cai’. Anque seguramente nun sonará en direutu, ye fácilmente una de les meyores y más meritories composiciones del discu. Pola so parte, ‘Mayu’ ye un tema punkrockeru, con una melodía vertixinosa y perbona de gaita y violín, qu’homenaxea con ciertos aires épicos el nacimientu del movimientu 15-M, xuniéndolu col mayu del 68. Quiciabes destacaría más con otra posición nel tracklist.

La última pieza, ‘Nel pozu nun hai flores’, ye una vuelta de tuerca orixinal y guitarrera a un tema tradicional. Funciona bien como pieslle, pero nun convida a da-y munches reproducciones. A la metá, tresfórmase nuna aventura ellectrónica non mui necesaria, anque con una aparición xenial de la gaita.

Partiendo d’un paralelismu inesperáu col clásicu de Chaplin del mesmu títulu, el diseñu del álbum ayuda a dar empaque a la obra: el llibrín inclui testos que despliquen y ponen en contestu cadún de los cantares, una iniciativa agradecida y que-y da valor tanto al formatu físicu como a los cantares en sí. Los ‘samples’ avezaos que suenen ente los temes tamién tán acertaos.

Va ocho años, Dixebra espublizaben el so discu más gris y pesimista: ‘Ensin novedá’, un títulu que reflexaba la resignación d’una Asturies “en crisis permanente”, que nun invitaba a la inspiración. ‘Tiempos modernos’, que comparte con aquel trabayu el diseñu monocromu, fala d’un país y d’un mundu que nun fueron más qu’a peor dende entós, pero la banda respuende esta vez con fuerces anovaes. Cásique tolos cantares tienen la so razón de ser, tanto no musical como no temático, y una proporción notable d’elles amuesen a la banda nel so meyor nivel. Ye un discu llargu, irregular, pero necesariu y al altor de les circunstancies. Qué suerte poder siguir cuntando con Dixebra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s