“Bebe Coca-Cola embotellada en tu zona”

Hace no muchos años, Coca-Cola lanzó una campaña publicitaria extraña y bastante insultante. Entre el buenrollismo cursi habitual, esta vez el anuncio lanzaba un mensaje muy concreto al ciudadano: “bebe Coca-Cola embotellada en tu zona”.

Era la respuesta a un fenómeno muy creciente en algunas zonas del Estado, donde se importaba (y se sigue importando) Coca-Cola del extranjero para abaratar costes, rascándole el negocio a la filial española. A los fabricantes del refresco más famoso del mundo no se les ocurrió otra cosa que trasladar al consumidor la responsabilidad sobre esta disputa puramente empresarial. Y lo que es peor, lo hicieron tratando de esconder sus motivos de forma descarada tras la pantalla de una bonita causa: ahorrar emisiones de CO2.

Lo cierto es que era difícil creer que una iniciativa así pudiera calar. Nadie se puso a rechazar el refresco en el bar al ver la etiqueta en polaco. Puestos a hablar de daños ‘colaterales’, la empresa podría haber clamado que la Coca-Cola de importación ponía en riesgo los puestos de trabajo de las embotelladoras españolas. Quién sabe si habría sido más efectivo, aunque visto lo visto, también más hipócrita si cabe.

En cualquier caso, a Coca-Cola no le ha importado ni el dióxido de carbono, ni las vidas de sus trabajadores, ni nada a la hora de centralizar la producción y mandar a la calle a más de quinientas personas, en complicidad con sus embotelladoras hoy agrupadas en Iberian Partners. Una maldad escandalosa con plena impunidad. Sin más motivo que el de querer ganar más miles de millones de euros de los que ya ganan, generando miseria simplemente porque pueden.

Estos días se oyen voces críticas respecto a cualquier tentativa de boicot contra Coca-Cola. Se habla de la hipocresía de ir a rebelarse ahora contra una empresa que a la que siempre se ha relacionado con multitud de prácticas condenables y asuntos turbios. Razón no les falta, pero es lógico que la gente se sensibilice más cuando presencia las cosas en primera persona.

Da igual, porque las posibilidades de hacer daño a una empresa mastodóntica como esta son exiguas. Lo necesario es que las instituciones pongan todas las barreras posibles a sus actitudes codiciosas y depredadoras; en cambio, aquí se les sirvió en bandeja una reforma laboral -otra más- para que destruyan empleo a su antojo, como si les hiciera falta ayuda. Pero claro, con el mismo cinismo antológico que emplean los que nos gobiernan cuando dicen que la contrarreforma del aborto es “progresista”, a abusos como el de Coca-Cola suelen llamarlos “libertad”.

Anuncios

Un pensamiento en ““Bebe Coca-Cola embotellada en tu zona””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s