Las tres series de comedia a seguir esta temporada

Las grandes cadenas de televisión norteamericanas, las networks, apostaron fuerte por la comedia esta temporada. Desde septiembre ha habido un total de 25 sitcoms en emisión, 13 de ellas de estreno, entre ABC, CBS, Fox y NBC. Lo cierto es que la audiencia no ha respondido a este órdago, y prácticamente ninguna de las novedades ha rendido como se esperaba, en un otoño dominado por los dramas como ‘The Blacklist’ y ‘Sleepy Hollow’.

Sin embargo, a nivel creativo la cosecha ha sido una de las más notables de los últimos años. Así, mientras que en 2012 teníamos que agarrarnos a clavos ardiendo como ‘Go On’, que nunca llegó a aprovechar su potencial, esta vez hay tres series novatas que, con apenas diez capítulos cumplidos, ya merecen mucho la pena. Todas ellas tienen margen de mejora, pero ya son un placer habitual. Las tres son muy distintas entre sí, y las tres han conseguido un balance entre la audiencia justa y las buenas críticas como para ganarse la continuidad al menos hasta mayo. Es un buen momento para engancharse a…

Brooklyn Nine-Nine

‘Brooklyn Nine-Nine’ (Fox)

¿Una comedia de policías? Joder, qué pereza. ¿De los creadores de ‘Parks and Recreation’? Espera, tiene que ser buena. Y efectivamente, tras superar un comienzo algo titubeante, ‘Brooklyn’ ya empieza a mostrar un reparto compenetrado, sólido y rumbo a alcanzar cada vez mayores cotas. No hace falta más. Es exactamente la misma magia de ‘Parks’, pero bien llevada a otra ambientación, otros actores y otros personajes. El prota Andy Samberg, en el papel de un poli bromista, es el elemento problemático, y la serie sigue trabajando para localizar la delgada línea entre lo simpático y lo irritante. Todos los demás personajes están llenos de encanto y ya han tenido sus momentos de brillo, y las microexpresiones de Andre Braugher como comisario son sencillamente indescriptibles.

‘Brooklyn’ es la que más papeletas tiene de estas tres para conseguir una segunda temporada. Sus números de audiencia no muy espectaculares, pero las señales no podrían ser más positivas: es la segunda comedia con mejor rendimiento en Fox, y en febrero emitirá un episodio tras la Super Bowl, el mayor escaparate de la tele estadounidense. Además, la semana pasada la serie dio la sorpresa en los Golden Globes, con nominaciones a mejor comedia y mejor actor protagonista (Samberg). Que los Golden Globes no podrían estar más desprestigiados, pero aun así…

Mom

‘Mom’ (CBS)

Un cóctel curioso. Se trata una producción de Chuck Lorre, creador de The Big Bang Theory y Two and a Half Men, y repite ese estilo clásico multicámara, grabada con público, risas enlatadas y demás. Pero esta serie va más allá del humor previsible y las tramas vanas de aquellas: las protagonistas son dos mujeres, madre e hija, que son alcohólicas rehabilitadas tratando de redimir sus errores y sacar adelante a la nueva generación de la familia. Y el tema está presente de continuo, abordado con seriedad y acierto, aunque la serie sólo se siente tragicómica en momentos puntuales: de algún modo, han conseguido integrarlo todo en una sitcom al uso. ‘Mom’ es una apuesta arriesgada y agradecida, y por eso se le pueden perdonar las cosas que no funcionan. Lo mejor son las dos actrices de lujo que encabezan el reparto: Anna Faris y Allison Janney están espectaculares y siempre consiguen levantar los capítulos cuando el guión se tambalea. Huele a Emmy. Los demás personajes entran y salen y no causan mucha impresión, aunque hay caras bienvenidas como Matt Jones (Badger en ‘Breaking Bad’) o la oscarizada Octavia Spencer (‘The Help’).

Por estilo, debería ser una sitcom asequible para el público general, pero sus audiencias son insuficientes para la exigente CBS. Tendrá una dura batalla por la renovación, pero el final de ‘How I Met Your Mother’ y el previsible de ‘Two and a Half Men’ le pueden facilitar las cosas.

Trophy Wife

‘Trophy Wife’ (ABC)

Resulta difícil pensar que esta serie no podría ser un éxito. La premisa no es llamativa: un señor cincuentón (el mítico Bradley Whitford, de The West Wing) y su nueva y joven esposa (Malin Åkerman) comparten su vida con las dos exmujeres de él (Marcia Gay Harden y Michaela Watkins), madres de sus hijos. No obstante, la serie tiene unas armas nada desdeñables: un reparto estupendo, tramas originales y voz propia en los diálogos. Ahí es nada. Además, los dos niños de la serie se han destapado como los más geniales probablemente en toda la televisión: un triunfo donde casi todas fallan. Una crítica muy repetida a ‘Trophy’ es que le faltan gags más graciosos, pero de momento, como mínimo, es divertido y agradable pasar 20 minutos cada semana con esta familia.

Lo cierto es que ‘Trophy’ se la ha pegado en las audiencias y parece estar ya sentenciada, aunque se ha convertido en fetiche de algunos críticos. En gran medida, una serie de perfil bajo está condenada si, como en este caso, recibe escasa promoción y una mala programación. No tendría por qué ser así: cuando le concedieron la temporada completa a ‘Trophy’, la única explicación lógica era que le fueran a dar una merecida oportunidad en el hueco de lujo de la parrilla, tras ‘Modern Family’, ya que parece compatible con ésta como pocas. Sin embargo, al final ‘Trophy’ seguirá pudriéndose en su horario actual y el premio se lo llevará ‘Mixology’, una serie de colegas veinteañeros igual que las otras tres que ya fracasaron detrás de ‘Modern Family’. Al menos tendremos 22 capítulos para disfrutar con esta otra familia moderna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s